UTILIZAR la TÁCTICA de la RENDICIÓN: CONVERTIR la DEBILIDAD en PODER.

LEY No. 22

CONVERTIR la DEBILIDAD en PODER.

Cuando se está en la posición más débil, nunca se debe luchar por el honor; hay que capitular. La rendición da tiempo para recuperarse, tiempo para atormentar e irritar al vencedor, tiempo para esperar a que su poder decaiga. No hay que darle la satisfacción de luchar y vencer: Es mejor rendirse primero. Ofrecer la otra mejilla enfurece y desestabiliza al enemigo. Hay que convertir la rendición en un instrumento de poder.

 Ayuda para que siempre encuentres lo que buscas!

Anuncios